Andrés Gaos Berea

Fecha
Categoría
Compositores
Andrés Gaos Berea

Andrés Gaos Berea (La Coruña, 1874 – Mar de Plata, 1959) fue un importante violinista, compositor, director de orquesta y pedagogo que nació en La Coruña y que vivió buena parte de su vida en Argentina, país en el que falleció.

Cuando contaba con pocos meses, su familia se traslada a la ciudad de Vigo, en donde su padre establecerá una sucursal de la tienda de música Canuto Berea, tío materno del niño. Desde muy pequeño, Gaos pasará largas horas en este establecimiento, siendo el encargado de tocar el repertorio que los clientes querían comprar y estudiando violín y piano, instrumento que también llegará a tocar con gran solvencia.

Considerado por la prensa como un niño prodigio, las críticas de sus conciertos se vuelven habituales en la prensa gallega ya desde 1883, cuando presenta su primer concierto en la ciudad de Vigo. A partir de entonces se siguen presentaciones en La Coruña, Ferrol y Vigo y son tan memorables que hasta la prensa de la Habana los reseña en alguna ocasión en que su actuación le vale un premio extraordinario.

A los doce años es becado por la Diputación de la Coruña para realizar estudios en el Conservatorio de Madrid, con el famoso violinista Jesús de Monasterio y posteriormente pasa a perfeccionarse en París y Bruselas, en donde también estudiará composición y será alumno de Eugène Ysaÿe, conocido como “el rey del violín”.

Con apenas 20 años, hará su primera gira por América, para terminar instalándose finalmente en Argentina en 1895. En este país desarrollará una importante actividad educativa (llegó a crear su propio conservatorio en 1904), interpretativa (como solista y con su cuarteto), como director de orquesta (entre otras cosas fue el director de la orquesta que representó a Argentina en la exposición de París de 1937) y compositiva.

Si bien su ciudad de residencia será Buenos Aires, realiza giras constantes por diferentes países americanos (Estados Unidos, Cuba, Montevideo, México, en algunas de las cuales participa con Saint-Säens) y europeos (Francia, Bélgica, Portugal, Italia, Rusia). Tanto la prensa extranjera como la española lo consideran el mayor representante de la escuela española de violín y lo llaman habitualmente el “Sarasate del porvenir”. De especial importancia es la “tournée” que realiza por Europa entre 1925 y 1932 y en la que actúa en buena parte de España, de lo que se deja constancia en la prensa de más de 20 ciudades. Caben destacar las buenas críticas que recibe de músicos tan importantes como Joaquín Turina o las del propio Adolfo Salazar quien, desde su columna de El Sol alaba a Gaos no ya como intérprete, sino sobre todo por su actividad compositiva de la que señala que es de “altos vuelos e interés… especialmente la sonata para piano y violín”.

Su obra compositiva es amplia. Con más de 70 títulos incluye repertorio escénico, orquestal, pianístico, para violín, para violoncello y para voz y piano. Además del repertorio argentino, como su Tango o su Danza argentina, compuso un importante repertorio de temática gallega como su Muiñeira, Aires gallegos, Rosa de abril (basada en un poema de Rosalía de Castro) y su famosa Sinfonía nº 2, conocida también como Suite Galaica o En las Montañas de Galicia y con la que ganó el premio de la Hermandad Gallega de Buenos Aires en 1953, lo que le valió ser considerado uno de los máximos representantes de la música gallega.

A pesar de la importancia que tuvo Andrés Gaos, hacia la mitad del siglo XX, se había convertido en un verdadero desconocido en Galicia. Su recuperación se la debemos, en gran parte, al director de la banda coruñesa, el maestro Rodrigo Santiago quien se encargó de rescatar e interpretar gran parte de su obra, al investigador y músico Ramiro Cartelle, quien no sólo fundó la Asociación Musical Andrés Gaos, sino que también fue el artífice de que se donara parte del archivo del músico, así como dos de sus violines, a la ciudad de La Coruña. Por su parte Joám Trillo, rescató y editó (Agadic-Dos Acordes) parte de su obra, alguna de la cual fue interpretada por la Orquesta Sinfónica de Galicia bajo la dirección de Víctor Pablo Pérez. Toda esta labor, sin embargo, no habría sido posible sin las diligencias y buen hacer de Andrés Gaos, hijo, quien dedicó buena parte de su vida a poner en valor la memoria de su padre y a recolectar toda la documentación posible sobre la obra y la biografía del mismo. Su deseo ha sido que todo ese Fondo, que conservó, recolectó y organizó a lo largo de toda su vida, esté ahora en la Universidad de Santiago de Compostela, para su custodia y difusión.

Montserrat Capelán Fernández

Accede a los contenidos de nuestras publicaciones para visualización online y descarga