Andrés Gaos, Alban Berg y Vaughan Williams

Andrés Gaos, Alban Berg y Vaughan Williams

Andrés Gaos, en año de relevante importancia, contará con tres obras en el concierto de hoy con la “RFG”, bajo la dirección de Rubén Gimeno, en el Auditorio de Galicia-20´30 h.- y con sesión previa de “Conversando con…”-19´45-, con el propio maestro, contando con la participación de Joam Trillo y Montserrat Capelán. Dos de las obras, tendrán su correspondiente solista, la violinista Birgit Kolar y la mezzosoprano Marta Infante. Birgit Kolar dispone de un “Carlo Bergonzi” de 1723, fue concertino de la “O. Bruckner” de Linz y fundadora del “Seraphin Quartet Wien”. Andrés Gaos, comenzará por una obra muy de repertorio, como es la “Impresión nocturna”, para instrumentos de cuerdas y que contó con ediciones, la versión que X. M. Carreira, confiada a la “OSG”, y la de Joam Trillo, que en los tiempos de la “Xoven Orquestra de Galicia”, pudo seguirse hasta la desaparición de la misma, además de la acostumbrada de la “RFG”. Existe, además de la orquestal, una manuscrita en reducción de piano, realizada por el propio autor. Gaos la apreciaba hasta el extremo de solicitar que fuese interpretada en su velatorio, en opinión de su hijo Gaos Guillochon, quien en carta a Ramiro Cartelle, confesaría que es un poema sinfónico para orquesta de cuerdas compuesto en 1937, y que estrenaría con la “Orquesta Lamoureux” de París, con motivo de la “Exposición Internacional de Música”.

Julio Andrade Malde, amplía con respecto a la importancia de la apreciación en su hijo Gaos Guillochon, que refleja en unas breves palabras las características más acusadas de la obra y su efecto que produce en el oyente: “Permanente cromatismo y armonía extremadamente densa y compleja. Envuelve al oyente en un fluctuante ondular melancólico y lo extasía en una dulce tristeza que enternece casi hasta el llanto”. Para Ramiro Cartelle, es obra de amplio e intenso contenido emocional, a lo Rachmaninoff. Armonía compleja y de amplia distribución, frecuente en Gaos. Una obra tripartita, provista de una coda y colmada de indicaciones: Poco più mosso; Più calmo; Sempre calmo, etc…

Ne menor prestancia nos muestra la canción “Rosa de Abril”- para la que disfrutaremos de la voz de la mezzo Marta Infante-, y que acompañará a ”Au point du jour”, “La rose”, “Fleur” y Premier printemps!”, cuya primera edición se conocería en la revista “Bonaval” (Santiago, 1979), para recuperar una segunda en 1990, revisada por Xoan M. Carreira. El texto, de dominio público, pertenece a los ”Cantares gallegos” de Rosalía Castro, Obra póstuma, abordada en el último año de su vida y que llegó a interpretar una amiga de Luisa Guillochon, para la cual se dispuso de una traducción al castellano. El autor usó un solo pentagrama para la línea de canto y la mano derecha del piano. Dos versiones merecen consideración, la de la soprano Laura Alonso, con Manuel Burgueras, al piano y la de Ángeles Blancas, con Miguel Zanetti. Por las características de la pieza, se observa una extensión asumible, muy propia para una soprano lírica, dramática o para una mezzosoprano, por la virtud de su tesitura más bien central. En esencia, se aprecia por su delicadeza expresiva y sencillez estructural, que nos traslada a sus primeras canciones. El otoño pasado, la mezzo Iria Cuevas, con Alejo Amoedo, ofrecieron en el Paraninfo da Universidade, un recital con canciones de Gaos, entre las que se encontraban “Rosa de Abril”, “La rose”, “Premier printemps!”, entre otras.

Gaos es autor de la ópera Amor vedado”, que se estructura en un acto y siete escenas y cuya edición actual es de Joam Trilho- 2009-, por encargo del “Consorcio para la Promoción de la Música”, del Ayuntamiento de A Coruña, cuyo estreno se realizó en versión de concierto en octubre de 2009, en el Palacio de la Ópera, dentro de un concierto extraordinario, con la”OSG”, dirigida por Víctor Pablo Pérez, con la soprano Marta Matheu, el tenor Albert Montserrat y el barítono J. Antonio López, en una sesión que incluyó la “Suite a la antigua”, para orquesta de arcos y la ”Fantasía para violín y orquesta”, con Massimo Spadano. Destacan en la ópera algunos pasajes instrumentales.

Vaughan Williams con una página popular, la “Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis”, escrita en principio para cuarteto de cuerda y doble orquesta de cuerdas, producto de un encargo del “Three Choirs Festival”, de Gloucester y que se dio a conocer en la catedral de la ciudad, dirigida por el autor. Destaca por la escritura realzada con sonoridades de amplitudes catedralicias, con efectos dinamizadores en arco, juego de quintas paralelas en los bajos y una destacada polifonía. Cada una de las secciones, remite a un material previo tomado de una melodía. Del compositor inglés, tuvimos en la temporada la “Sinfonía nº 5, en Re M.” y “A London Symphony (Sinfonía Londres nº 2, en Sol M.”

Alban Berg con el “Concierto para violín (A la memoria de un ángel)”- solista Birgit Kolar, compuesto en memoria de Manon, la hija de Walter Gropius, fallecida con 18 años y que se resuelve en dos tiempos, cuya parte de violín pretende recordar la belleza de la ausente, en contraste con las ásperas explosiones de la orquesta (como evocación de la proximidad de la muerte). Un segundo movimiento que hace un conmovedor uso de una melodía popular, completando con extasiadas variaciones sobre el coral “Es ist genun” (Ya basta), emparejando la armonización bachiana con los modismos del propio Alban Berg. Este concierto para violín, se estrenó póstumamente el 19 de abril de 1936, con motivo del “Festival de la SIMC” , en Barcelona, con el fantasma del horror desatado por el fatídico alzamiento a la vuelta de la esquina.